Caballos salvajes, viven libres en las colinas de Cariño.